Discursos en la inauguración de la Exposición Rodolfo Walsh

Discursos en la inauguración de la Exposición Rodolfo Walsh

Desde el Centro de Estudiantes del Illia, celebramos este espacio para recordar la figura de Walsh, en marco de un contexto que nos quiere sin memoria.

Figura referente de nuestra lucha por la transformación social. Quien enseña a indignarse frente a las injusticias. Símbolo de la búsqueda por la verdad en tiempos donde impera el silenciamiento. De resistencia ante los golpes de la oligarquía. Frente al poder que tiende a conducir sistemáticamente al pueblo argentino a la miseria planificada.

Quien pasó a la historia por su militancia combativa. Porque creyó en la fuerza del pueblo. Y porque supo entender quién era el enemigo de la clase trabajadora.

Porque, como escritor, tuvo un compromiso político con la cultura popular.

Porque fue voz de los silenciados, de los perseguidos.

Porque sentenció que «un intelectual que no comprende lo que pasa en su tiempo y en su país es una contradicción andante, y el que comprendiendo no actúa, tendrá un lugar en la antología del llanto, no en la historia viva de su tierra».

Por eso lo recordamos. Y lo reivindicamos resistiendo. Resistiendo como ejercicio de memoria colectiva. Resistiendo desde la contrainformación. Desde la generación del contrapoder.

Entendiendo que, como dijo Osvaldo Bayer, «por algo quisieron silenciarte. Pero no lo lograron. Tus libros están de nuevo en bibliotecas y colegios. Con ellos se formarán nuevos curiosos de la verdad. Porque la ética es como una cadena sinfin que viene desde el comienzo de la Historia. Y gracias a esa ética y gracias a los Rodolfo Walsh que se fueron dando la mano, hoy todavía hay vida en este mundo».

También tomo lo dicho por los compañeros de la Garganta Poderosa: “Rodolfo volvió a nacer, para vivir hasta la victoria con el orgullo de haber germinado una vida para la utopía, una hija para las Madres, una historia para el futuro.

Porque quién podría decir que su vida se apagó. Que su muerte no alumbró. Que la flor se marchitó. Que el imperio lo vendió. Que la pluma lo borró. Que el periodismo lo perdió. Que la Carta se cerró. Que el futuro no llegó.

Walsh no vivió para él, vivió para otros, y esos otros somos millones. Su muerte sí, su muerte fue gloriosamente suya; en ese orgullo nos afirmamos y somos quienes renacemos de vos, Rodolfo.”

Zoe Kramer
Centro de Estudiantes – Colegio Nacional Arturo Illia

 


 

inauguración de la muestra

Hoy, atravesados por este momento histórico, que nos preocupa, nos alarma y nos obliga a responsabilizarnos del lugar que ocupamos en esta sociedad, debemos enarbolar las banderas de las causas por las que él luchó hasta el final de sus días. Interpelar, cuestionar, objetar a las estructuras de poder que nos quieren llevar a un lugar que Argentina ya conoce. Manifestar, divulgar, comunicar al pueblo lo que los medios de comunicación hegemónicos deciden callar. Destapar, desenmascarar, revelar las atrocidades y los atropellos a la democracia que suceden día a día en nuestro país. Condenar, castigar, rechazar la violencia institucional y la censura a la libertad de prensa. Exigir, demandar, reclamar al Estado que se haga cargo de los problemas económicos y sociales producidos por sus acciones y sus inacciones. Denunciar, mostrar, destapar la pobreza, el desempleo, la desigualdad, la explotación, la discriminación, la violencia, y todas las injusticias que aquejan al pueblo. Gritar, vociferar, clamar por las mujeres, los niños, los jubilados, los despedidos, los estudiantes, los maestros, los obreros, los pobres, los que no tienen voz, y por los que sus voces fueron enterradas. Protestar, luchar, pugnar por los derechos que perdimos y por los que faltan conseguir.

“El pueblo aprendió que estaba solo… El pueblo aprendió que estaba solo y que debía pelear por sí mismo y que de su propia entraña sacaría los medios, el silencio, la astucia y la fuerza” dice el cuento “Un oscuro día de justicia”, escrito por él en 1967. Salgamos a la calle, discutamos, peleemos, tomemos las riendas, que al fin y al cabo, estamos solos en esta lucha, y sólo nosotros, el pueblo, podrá salvar al pueblo.

Sofía Steiner
Centro de Estudiantes – Colegio Nacional Arturo Illia

 

Discursos en la inauguración de la Exposición Rodolfo Walsh: los oficios de la palabra. En la Biblioteca Central de la Universidad Nacional de Mar del Plata, 7 de agosto de 2018.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vuelve al inicio